Clasificación

Se divide en tres grandes grupos:

Meteoritos Férricos, también llamados Sideritos o holosideritos.

Meteoritos Rocosos, llamados también aerolito o lititos.

Meteoritos Mixtos, conocidos como litosideritos, siderolitos o meteoritos pedregoso –metálico.

Para nuestras joyas utilizamos los siguientes meteoritos:

  • Pallasita Imilac: Data del año 1855. Su composición es de hierro metálico niquelífero con fragmentos de olivina. Conocido en los museos bajo el nombre de hierro meteórico de Atacama, pertenece a la clase de los sideritos. Provienen de un lugar situado a más de una legua de distancia de la Salar de Imilac, a una altura de 5.600 metros sobre el nivel del mar, relativamente próximo a la localidad de San Pedro de Atacama.
  • Mesosiderito Vaca Muerta: Data del año 1861. Fue encontrado en la localidad de Taltal en la Provincia de Antofagasta. Este meteorito debe su singular nombre, por haber sido hallado próximo a un esqueleto de Bovino. Su clasificación científica lo determina dentro del grupo de los Mesosideritos, debido a su composición de Fierro-Niquel, Silicatos y Eucritos, cuya masa se constituyó a través de numerosos impactos en el espacio exterior con otros minerales presentes en el cinturón de asteroides, mezclando, fracturando y fusionando su estructura molecular.
  • Gibeon: Data del año 1838. Se trata de una Octaedrita compuesta de Fierro-níquel cristalizado. Su origen es africano, y debe su nombre al explorador y capitán de navíos ingleses Sir James Alexander, quién avistó la caída del meteorito en la localidad de Gibeon, Namibia. El meteorito Gibeon, posee una datación con Carbono 14 que arroja 4 mil millones de años de antigüedad. El material habría estallado en la atmósfera cayendo en la tierra en forma de lluvia en un diámetro de 120 por 390 kilómetros.

Para detectar los meteoritos en el Desierto de Atacama, la Meteorite Hunter Verónica Reyes utiliza detectores de metales, GPS, mapas, imanes, entre otros elementos. A ello se suman sus conocimientos en geología y minerología de meteoritos. En muchas ocasiones las campañas de búsqueda son extensas e infructuosas, pero también hay algunas donde es posible encontrar material de rocas con incrustaciones principalmente de pallasita, hierro-níquel y silicatos.

La búsqueda de los meteoritos es realizada a pie durante unas 7 horas de trabajo intenso al día, siendo esta búsqueda en el Desierto de Atacama -el mas árido del mundo- bastante dificultosa: de 10 salidas a terreno, sólo una es exitosa en hallazgos pudiéndose encontrar fragmentos cercanos a los 18 gr., y otros que superan los 18 kilogramos.

Esta búsqueda puede durar de  una a tres semanas, dependiendo de las condiciones climáticas.